La situación tenía sus ventajas, explicaba lo que quería y como yo quería, no dependía de nadie y mirándolo bien también me libraba de la parte de la disciplina, si los críos se portaban mal no era yo quien los castigaba.

Había tan buen ambiente con los alumnos, tenía de todas las edades, desde muy pequeños, recién llegados al cole, hasta niños de year 6; tanto ellos como yo lo pasábamos muy bien en clase, Spanish era la clase divertida de la semana, ya sabéis, canciones, juegos, videos… los niños se motivaban y era muy muy gratificante. En el cole B la relación con las maestras se hizo más cálida y empezaron a participar activamente en las clases, ponían interés e intentaban aprender algunas palabras en español.

Yo aprendí a trabajar con las maestras del cole B, no tenemos que cortarnos, si queremos ayuda, colaboración, hay que pedirla, nadie es adivino; simplemente comenzamos a trabajar en equipo, yo perdí la vergüenza y aprendía a incluirlas en la clases, por ejemplo al empezar les contaba lo que íbamos a hacer durante la clase, y les pedía que me echaran una mano re-explicando a los niños en que consistían las actividades o les pedía que en los juegos fueran ellas las que eligieran a los niños, etc. Qué colegio tan acogedor.

Que pereza daba ir al colegio C, donde nadie sabía mi nombre ni le interesaba. Que difícil era a veces, no he comentado que en este centro había niños sordos con los que nadie me indicaba como era mejor o peor trabajar, en una de las clases había problemas importantes de comportamiento… en fin. Mi relación mejoró con un par de maestros, conseguí que participaran (relativamente) en las clases pero tampoco era como para tirar cohetes y otros pasaban olímpicamente y se iban de la clase a hacer otras cosas.

Aprendí a ir bastante a mi rollo, el problema era que muy a menudo fallaban ordenadores, dvds y por más que pedía soluciones y me contestaban que para la siguiente semana estaría arreglado, al final nunca lo arreglaban, con lo cual más de una vez tuve que rehacer de cero lo que tenía planificado para esa lección. ¿Qué puedo decir? De todo hay en todas partes.

Algunos de mis niños

Comenta!